13.10.08

Se Quedaron Esperando el Premio Nobel de Paz

Mis sentimientos están como mi corazón, a la izquierda;
mi razón, como cerebro, al centro;
mis odios y mis resentimientos en mi pequeña vesícula biliar, a la derecha.

Héctor Abad Gómez



Por: Yamid Galindo Cardona


La semana pasada los medios de comunicación colombianos estuvieron insistiendo en sus noticias sobre la posibilidad de que la ciudadana Ingrid Betancourt ganara el Premio Nobel de Paz, ya que había sido postulada para dicho galardón. Seguro tuvieron a sus periodistas listos para el momento en que se diera el veredicto desde el mismo país sede de esta distinción, así como vigilantes de los pasos de la mujer delgada con cara de tristeza, y supuestamente una de las más seguras candidatas presidenciales en los próximos años, a partir de la insistencia mediática con que se maneja este tema en Colombia y el resto del mundo. Si el premio hubiera sido a favor de la colombo-francesa -últimamente más francesa que colombiana-, nos hubieran fatigado hasta más no poder, así como lo hicieron con su connotada liberación “sospechosa” en la operación jaque, con entrevistas en vivo y en directo, con preguntas fastidiosas de la acelerada Claudia Gurisatti, con la aparición del hombre fuerte de palacio anunciándonos sobre la importancia de este premio para la paz en Colombia y hablando con ella vía telefónica marcando sintonía para su canal privado gobiernista; muchos colombianos hubieran hinchado su pecho nacionalista y uno que otro hubiera cantado el himno e izado la bandera tricolor como en pleno acto de eliminatoria mundialista, además se vendrían las columnas de opinión en los periódicos nacionales, y muchas otras situaciones que se nos podrían ocurrir.

¿Qué hizo Ingrid Betancourt para ser postulada? Nada, estar secuestrada por la FARC y el haber sido rescatada por el gobierno de Colombia. Su presencia era importante por ser de doble nacionalidad, botín de guerra de las dos partes, de la guerrilla por haber sido una candidata presidencial crítica y arriesgada en sus opiniones sobre el conflicto interno, lo que precisamente la llevó a la mala idea de ir a San Vicente del Caguan, antigua zona de distención del gobierno “viajero” de Pastrana para hablar con este grupo, algo que ellos aprovecharon para secuestrarla; del gobierno, la oportunidad para demostrarle al mundo que los rescates si se pueden realizar, que el acuerdo humanitario pasa a segundo plano por el fortalecimiento de las fuerzas militares, y que ella es testimonio vivo del éxito en su política de su seguridad anti-democrática, teniendo alto relieve por ser extranjera. En la deplorable acción de quitarle la libertad a un ser humano, como estrategia de guerra y presión política que realiza las FARC en nuestro país, solo queda decir que es una grave acción que los ha alejado de la población que confiaba en ellos desde el momento mismo de su creación en plena violencia partidista. La figura de Betancourt cobra importancia en toda esta problemática por su inteligencia y resistencia, tal vez los dos premios que deben dársele en este momento, la inteligencia que tiene para poder analizar nuestra situación actual por haber estado en los dos extremos, la cual debe usar aquí, en el terreno de fuego y juego, y no allá, en las esferas eurocentristas de los parlamentarios que escasamente conocen la raíz de nuestra problemática desde un contexto cultural, económico histórico, político y social; su laurel a la resistencia por no declinar en el agobiante y tortuoso día a día en la maraña que la hospedaba, bajo el vigilante fusil en un campo de concentración.

En Colombia hay miles de personas que sufren y han sufrido con la violencia, es casi seguro que en cada una de nuestras familias conozcamos un caso, desde aquel que narra los acontecimientos donde se perseguía al abuelo o padre por ser liberal o conservador, o la entrada en ese circulo vicioso del narcotráfico que al día de hoy esta aunado con el estado, la guerrilla y los paramilitares; victimas de esta violencia encontramos en cada región de nuestro país, personas que luchan día a día por saber de sus familiares y amigos, mujeres que se organizan para hacerse escuchar y realizar actividades en pro de que no se olvide el dolor humano que las lastima –esposos, hijos, padres asesinados, secuestrados, desaparecidos, enterrados en fosas comunes o tirados a los ríos- , u hombres que deciden caminar y caminar en la difícil geografía colombiana para llegar a la capital y decirnos que su hijo esta secuestrado hace más de diez años, y el estado no quiere hacer nada para traérselo, así sea uno de sus empleados; estas personas reunidas en una sola organización merecen más un nobel de paz que la figura mediática de la mujer con cabello largo y hablar pausado de aire afrancesado, ella no ha hecho nada por la paz de Colombia, su historia hace parte del entramado histórico actual, que como sucede con lo mediático tiene sus altas y bajas, sobretodo en un país donde cada noticia rebasa a la anterior, algo en lo que ayudan nuestros medios, que en gran porcentaje se convierten en faranduleros del hecho, y en poco analíticos del suceso.

Analizando la competencia que tenía Ingrid Betancourt para ganar el nobel de paz, la verdad era bastante difícil que se lo otorgaran –recordemos que ella es una figura encumbrada mediáticamente aquí en Colombia-, entre sus contendores estaba el que a la postre fuera ganador, el ex presidente finlandés Martti Ahtisaari quien ya en numerosas ocasiones había sido seleccionado como finalista, y quien si tenia los pergaminos para ganar y ser poseedor de tan digna mención, por lo anterior presento el comunicado del comité nobel noruego para conocer un poco de su actividad:

El Comité Nobel Noruego ha decidido otorgar el Premio Nobel de la Paz de 2008 a Martti Ahtisaari, por su importante labor, en varios continentes y en más de tres décadas, para resolver los conflictos internacionales. These efforts have contributed to a more peaceful world and to “fraternity between nations” in Alfred Nobel’s spirit. Estos esfuerzos han contribuido a un mundo más pacífico y "fraternidad entre las naciones" de Alfred Nobel del espíritu. Throughout all his adult life, whether as a senior Finnish public servant and President or in an international capacity, often connected to the United Nations, Ahtisaari has worked for peace and reconciliation. A lo largo de toda su vida adulta, ya sea como un alto funcionario público finlandés y Presidente en ejercicio o en una capacidad internacional, a menudo vinculadas a las Naciones Unidas, Ahtisaari ha trabajado en pro de la paz y la reconciliación. For the past twenty years, he has figured prominently in endeavours to resolve several serious and long-lasting conflicts. Durante los últimos veinte años, ha ocupado un lugar prominente en los esfuerzos para resolver los graves y duraderos conflictos. In 1989-90 he played a significant part in the establishment of Namibia’s independence; in 2005 he and his organization Crisis Management Initiative (CMI) were central to the solution of the complicated Aceh question in Indonesia. En 1989-90 jugó una parte importante en el establecimiento de la independencia de Namibia y en 2005 él y su organización Iniciativa de Gestión de Crisis (CMI) son fundamentales para la solución de la complicada cuestión de Aceh en Indonesia. In 1999 and again in 2005-07, he sought under especially difficult circumstances to find a solution to the conflict in Kosovo.En 1999 y nuevamente en 2005-07, buscó en circunstancias especialmente difíciles para encontrar una solución al conflicto en Kosovo. In 2008, through the CMI and in cooperation with other institutions, Ahtisaari has tried to help find a peaceful conclusion to the problems in Iraq. En 2008, a través de la CMI y en cooperación con otras instituciones, Ahtisaari ha tratado de ayudar a encontrar una conclusión pacífica a los problemas en Iraq. He has also made constructive contributions to the resolution of conflicts in Northern Ireland, in Central Asia, and on the Horn of Africa. Él también ha hecho contribuciones constructivas a la resolución de los conflictos en Irlanda del Norte, en Asia Central, y en el Cuerno de África. Although the parties themselves have the main responsibility for avoiding war and conflict, the Norwegian Nobel Committee has on several occasions awarded the Nobel Peace Prize to mediators in international politics. Aunque las partes tienen la responsabilidad principal de evitar la guerra y el conflicto, el Comité Nobel Noruego ha en varias ocasiones galardonado con el Premio Nobel de la Paz a los mediadores en la política internacional. Today Ahtisaari is an outstanding international mediator. Hoy Ahtisaari es un mediador internacional. Through his untiring efforts and good results, he has shown what role mediation of various kinds can play in the resolution of international conflicts. A través de sus incansables esfuerzos y buenos resultados, que ha demostrado el papel de mediación de diversos tipos pueden desempeñar en la resolución de los conflictos internacionales. The Norwegian Nobel Committee wishes to express the hope that others may be inspired by his efforts and his achievements. El Comité Nobel noruego desea expresar la esperanza de que otros pueden ser inspirados por sus esfuerzos y sus logros. Oslo, 10 October 2008 Oslo, 10 de octubre de 2008[1]

Esperamos que Ingrid Betancourt se inspire en los logros del ganador del premio nobel de paz, que recoja sus prácticas de mediación, o en su defecto que tengamos la posibilidad de que la organización CMI trabaje en nuestro territorio con su misión en pos de fortalecer la capacidad de la comunidad internacional en la gestión de crisis global y la resolución de conflictos, con las diversas redes interesadas combinando el análisis, la acción y la promoción; con un papel de gestión en crisis muy importante resumidos en cinco puntos: Promoviendo la seguridad sostenible en una forma pionera; reuniendo a los actores para buscar soluciones a los problemas de seguridad; participando en la creación de capacidades entre la comunidad internacional en la prevención, resolución y transformación de conflictos; defendiendo soluciones para la seguridad; utilizando enfoques globales que unan a la seguridad y el desarrollo, la buena gobernanza, la justicia y la reconciliación. Tal vez es muy utópico pensar que un gobierno como el actual permita la participación de una organización como CMI, debido a los intereses que se ponen en juego cuando de paz se trata de hablar en Colombia, es decir, el sostenimiento de un aparato militar, de un vendedor armamentista extranjero, de entregar tierra para una verdadera reforma agraria, cambiar el presupuesto de guerra para el desarrollo educativo etc.

Se quedaron esperando el Premio Nobel de Paz los medios de comunicación para hacer del hecho una pasarela informativa el día de su entrega el 10 de diciembre del año en curso, anunciándonos el vestido confesionado por el diseñador de moda y llevado por Ingrid, su peinado –haciendo eco si se corto o no el cabello-, el antes, el después, lo que usted no vio, el perfil biográfico etc. Se quedo esperando el presidente de la in-seguridad democrática el premio para sacar pecho sobre su obra militar, y poner nuevamente en la opinión su acción bélica, juego que siguen al pie de la letra su RCN y medianamente Caracol, los dos canales televisivos privados que el conglomerado criollo de la población observa; gracias a la buena labor del jurado en Oslo, a Ingrid Betancourt no le dieron el nobel de paz, nos ahorraron a muchos el fastidio de escuchar y ver algunos medios de in-comunicación internos, incluyendo el que se encuentra en el Palacio de Nariño.

Seguiremos entonces conformes y dichosos de tener a Gabo y sus Cien Años de Soledad como el único ganador del premio nobel, pero de literatura, que indirectamente es de paz, aquella que sentimos cuando nos regocijamos con su historia macondiana fantástica, ayudándonos a soportar la realidad que vivimos, aquella que posee tiempos difíciles y fáciles, ¡al fin vida!



[1]Los datos que hacen referencia al CMI –Crisis Management Initiative- fueron tomados de la página web: http://www.cmi.fi/
Publicar un comentario