lunes, mayo 31, 2010

Apostillas post-electorales

Por: Yamid Galindo Cardona.

Hace rato tenía definido quien iba ser mi candidato a la presidencia de la República de Colombia, y también, hace rato, sabía que no ganaría, tal cual como sucedió; así que el “dolor” post-electoral después de conocer rápidamente los resultados, fue leve, pausado y reflexivo. El candidato del establecimiento tenía a su favor la bendición de un hombre añejo de ocho años que con su popularidad no dejaba de dar visos de aceptación, actuó y actuará mientras se presenta la segunda vuelta, como jefe de campaña sin serlo en la práctica, ya que diariamente tiene los micrófonos abiertos de diversas emisoras donde puede desplegar su pensamiento sobre la actualidad política y lo que según él, le conviene al país, con un claro sesgo partidista de continuidad en la persona que obtuvo su bendición, después de perder ante las instancias judiciales su tercer intento de quedarse en el poder. Y a fe que le salió la táctica, gano su ficha, y él posa como un demócrata que no violo su fuero de primer mandatario, y la procuraduría muda, tal cual como se le fue encomendada la tarea, aquella que si hizo con ese sospechoso remedo de político que gobernaba al Valle del Cauca y que se cayó por un pre-candidato godo. Igualmente, el aparataje de la era Uribe estuvo al servicio del candidato “iluminado”, para el menos analista de los colombianos, que son la gran mayoría, fue claro que los programas gubernamentales como familias en acción estuvieron a la orden del candidato bajo el miedo de ser un subsidio que podría quitarse en caso tal que el candidato ganador fuera otro; o igualmente, algo que correspondería a otro análisis, los mensajes subliminales aparecidos con una gran carga publicitaria del miedo, venida del Ministerio de Defensa en los últimos meses, y presentada en medios televisivos y radiales.

Ganó Santos, y esa es la realidad con la que muchos colombianos no están de acuerdo, sobretodos aquellos que le apostaron al “cambio” con Mockus, los que se insertaron en esa moda política llamada ola verde, donde los girasoles unos días atrás parecían florecer y florecer con las encuestas que le daban un gran porcentaje, y que algunos se atrevieron a denominar como voto de opinión, pero que al día crucial quedo en ascuas ante la contundente victoria del arfil estatal. El tercer candidato, feliz ante su posición, acentuó sobre su eficacia en los programas que propuso, denunciando las encuestas que lo daban como uno de los grandes perdedores, y tal vez abriendo el camino para buscar una coalición con el ganador, recordando que Vargas hizo parte y apoyo con mucha energía el gobierno que nos deja en sus primeros cuatro años, así que su vena uribista volverá a tener sangre burocrática por medio de la inyección santista. La cuarta posición en esta competencia electoral, le correspondió al polo opuesto de la derecha, con un Petro brillante y atemorizante para algunos, con un partido político que parece en sus entrañas esta dividido, y mal representado en la capital del país con su gobernante, algo palpable al medir el número de electores obtenidos en Bogotá; me atrevería a afirmar que la victoria es más personal por la figura que presenta Gustavo Petro, que por lo que representa la izquierda política en Colombia.

Al partido conservador y liberal en representación de la camaleónica Nohemí y el parco Pardo, les fue mal, y se escucha entonces que los partidos tradicionales están en franca decadencia, y van a su inminente desaparición, una gran mentira que seguro con el tiempo se podrá corroborar, ya que ellos, y sus “animales políticos”, pertenecen todavía a la fauna gubernamental, y seguro con acuerdos y negociaciones llegarán a las toldas ganadoras. El resto de candidatos poco fueron expuestos publicitariamente, y ajenos al aparataje político, pasaron desapercibidos y sus votos poco cuentan en el mapa político que desde el 7 de agosto de este año se abrirá paso.

Es importante advertir que estas elecciones estuvieron marcadas por la determinación de muchas personas en asumir posiciones políticas sin tapujos, un ejemplo palpable fueron las diversas redes en la internet, allí observé invitaciones y debates que pasaron a otros ámbitos, esperando que los implicados no queden enemistados por asuntos políticos y doctrinarios en cuanto a sus posiciones y las formas de entender nuestro acontecer nacional desde esta esfera. Las redes fueron sustento para el auge del partido verde y su candidato Mockus, algo que su adversario descubrió a tiempo para entonar su campaña y llevarla al triunfo, claro está, con la sospecha siempre latente de la picardía, descubierta la semana pasada con el apoyo de algunos estudiantes de la Universidad Cooperativa de Colombia bajo la tutela de su rector.

Finalmente, tendremos segunda vuelta, allí veremos el alcance del partido verde y su candidato para cautivar al electorado indeciso y libre de elegir que ya sin su candidato en juego, buscará la mejor opción, recordando que el blanco también lo es; Santos por su parte no bajará la guardia, y con el apoyo del gobierno, su maquinaria, y ese excelente jefe de campaña y debate, seguro vendrá con más ímpetu a su deseo infantil, juvenil y adulto que se instaura en la Casa de Nariño, por lo tanto las columnas de opinión opositoras así como los caricaturistas, tendrán cuatro años más para enfilar sus opiniones y entregarnos posiciones que ayudarán al análisis y comprensión de este país que eligió lo que cree, se merece.

PD: Que la sorpresa se dé el 20 de junio es un anhelo de muchos, así que un maremoto con grandes olas verdes, es la posibilidad de una votación que equiparé y pasé al elegido.





martes, mayo 18, 2010

Rusia le dice no al mundial de futbol de 1974


Por: Yamid Galindo Cardona.
En plena guerra fría, Rusia le dice no a la posibilidad de ir al mundial de futbol de 1974, las razones fueron políticas, y crearon un gran impacto en la opinión pública y los aficionados al futbol que esperaban ansiosos el listado final de las selecciones que se disputarían la copa mundial en Alemania 1974. La tradición del deporte de masas es que cada cuatro años los asociados a la Federación de Futbol Asociado –FIFA-, juegan una eliminatoria para clasificar a la ronda final del campeonato que se desarrolla en un país escogido con antelación; en las normas de escogencia –para el mundial reseñado-, se había pactado que el ganador del grupo 9 del torneo preliminar de la zona europea, jugará contra el ganador del grupo 3 de la zona sudamericana -algo que en la actualidad conocemos como repechaje-, significaba la posibilidad de participar de la cita mundialista a través de dos juegos –ida y venida-; precisamente lo anterior le sucedió a la Unión Soviética como representante europeo y a Chile como representante sudamericano. El primer partido se jugó en el viejo continente el día 26 de septiembre de 1973 –a pesar de que el gobierno de la Unión Soviética había roto relaciones diplomáticas con Chile-, precisamente días después del golpe de estado realizado por los militares en cabeza de Augusto Pinochet al gobierno socialista de Salvador Allende; el resultado, un empate a cero que dejaba abierta la fase para cualquiera de los dos equipos, sin saber que los motivos políticos entrarían en juego para evitar que este partido se hiciera en el estadio nacional de Chile.

Ante los sucesos políticos acaecidos por el cambio drástico de gobierno, la FIFA envió una comisión a revisar las condiciones del país para llevar a cabo este evento deportivo, sentenciando que si era factible llevar el partido y definir el clasificado a la justa de 1974, aclarando además que si los rusos no jugaban en Chile y se negaban ir allí, entonces automáticamente quedarían fuera de la Copa Mundial. La Unión Soviética había solicitado a la FIFA que enviará una comisión para verificar las condiciones del Estadio Nacional, además de solicitar un tercer país para llevar el cotejo futbolístico, las razones eran el golpe militar y la utilización del césped y las graderías del escenario deportivo como cárcel de simpatizantes del gobierno derrocado, pero la FIFA insistía que a su organismo no le interesaba las cuestiones políticas o que regímenes imperaban en los países. La nota que la prensa internacional y local publicó, con respecto a la queja del ente deportivo soviético fue la siguiente:

[…] Moscú (Nov. 2) UPI. La Federación Soviética de futbol dijo hoy que la selección no irá a Santiago este mes para jugar el partido de revancha contra el equipo de dicho país y exige que el encuentro sea jugado en una tercera nación. Por consideraciones morales los deportistas soviéticos no pueden en este momento jugar en el Estadio de Santiago, salpicado con la sangre de los “patriotas chilenos”, dijo un vocero de la federación. En Zurich, el secretario general alterno de la Federación de Futbol Asociado (FIFA) Rene Court, dijo que una comisión investigadora del organismo mundial había constatado en Chile que se iban a dar las condiciones necesaria para la celebración del cotejo y que si la selección soviética no iba a la capital chilena a jugar el partido de revancha automáticamente quedaría eliminada del grupo de 16 equipos que participaran el año próximo en la serie de finales de Alemania Occidental. La declaración soviética dice que la Federación propuso a la FIFA que el partido se jugara en el territorio de un tercer país pero que la propuesta fue rechazada por la entidad mundial. “La Unión Soviética formula una resuelta protesta y declara que en las condiciones actuales, cuando la Federación Mundial de Futbol, obrando contra los dictados del sentido común permite que los reaccionarios chilenos le lleven de la mano, tiene que negarse a participar en el partido de eliminación en territorio chileno y responsabiliza por el hecho a la administración de la FIFA”. Dice la Federación Soviética que la junta de gobierno de Chile ha convertido al Estadio “en un campo de concentración para torturas y ejecuciones de patriotas chilenos”.

Ante la negativa de la FIFA a los requerimientos de la Unión Soviética, la federación de este país le envió un telegrama el día 6 de noviembre que anunciaba lo siguiente: “Ante esta decisión de la FIFA sobre la realización de un partido que no es aceptable que los jugadores jueguen en Chile, lamentamos que la FIFA no siga los consejos del sentido común y reconsidere su decisión”. Ante la posición de la federación rusa de futbol, se especuló sobre la posibilidad de un boicot de los países de la Europa Oriental clasificados al mundial de 1974, en este caso Polonia y Alemania Oriental quienes por primera vez hacían parte de la elite mundialista en disputa de un titulo; países que sin embargo sentaron una posición de apoyo al seleccionado ruso, sin declinar su participación, además de aquellos que todavía disputaban esa posibilidad de asistir al mundial como Bulgaria que defina con Chipre su clasificación. Debido al rumor que surgía en el mundo deportivo con respecto a la participación de aquellos países socios de la Unión Soviética, en la fase final de la copa mundo, y los tira y aflojes del ente mayor y la federación implicada, Vladimir Angerski, secretario de la sección de relaciones exteriores de la Federación Soviética de Futbol, anunciaba que la decisión soviética era independiente de lo que decidieran los países europeos del bloque oriental, además: “Jamás pondremos pie en el estadio nacional de Santiago después de lo que sucedió allí, la Unión Soviética objeta el hecho de que ese campo deportivo fue utilizado para mantener prisioneros por la junta militar de gobierno que derrocó al presidente marxista Salvador Allende”.

Según las noticias internacionales, la FIFA consulto a la federación chilena de futbol sobre la posibilidad de trasladar el partido de futbol frente a los rusos a otra ciudad, por ejemplo Viña del Mar, Arica, Rancagua o Concepción, recibiendo un si; pero ante la negativa de la federación rusa, y cumplidos los plazos para una resolución al problema, se decidió que Chile era la clasificada, noticia que emociono a los chilenos, pero que con justa causa afrontaban como una posición especial que debió ganarse sobre el terreno de juego y la lucha deportiva sin la clara interferencia política e ideológica. La selección de futbol de la Unión Soviética al no participar en el mundial de 1974, corto 16 años seguidos de ser animador de este evento desde Suecia 1958 hasta México 1970, también le represento una multa de siete mil dólares que debía cancelar a la FIFA, y supuestamente una indemnización a la federación chilena de futbol que se veía perjudicada al no recolectar por efectos de taquilla medio millón de dólares. En enero de 1974, todavía Rusia tenía esperanzas de que una nueva resolución de la FIFA le diera la razón, y obligará a Chile a jugar en un campo diferente al Estadio Nacional, pero sus esperanzas se vinieron al piso, ratificando al seleccionado suramericano con una votación de 13 a 5: Hungría, Yugoslavia, Unión Soviética y Finlandia votaron por los rusos; Estados Unidos, Francia, Irlanda del Norte, Senegal, y Alemania Occidental, votaron por Chile.

La selección rusa –CCCP- de gira por Cali jugando contra América
Esperando una solución a su querella, y alejados de lo político, los deportistas que representaban a la Unión Soviética salieron de gira por Suramérica, Colombia no fue la excepción, y claro está, Cali una opción. La idea era que jugara dos encuentros contra los equipos de la ciudad, el día 29 de noviembre frente al Deportivo Cali en las horas de la noche y contra América en día 2 de diciembre en las horas de la tarde, al final solo jugaría contra los “diablos rojos”. Los rusos llegaron el día 27 de noviembre a la ciudad y se hospedaron en el Hotel Aristi, las noticias locales indicaban que se encontraban a gusto en la ciudad, que utilizarían la cancha del Limonar que pertenecía a los verdes para sus entrenamientos, y que además poseían una gran estatura y condición física, algo que pondrían en juego frente al América de Cali y los aficionados que llegaran al estadio del barrio San Fernando.


Llegó el día del partido, y a las 4 pm se dio inicio, Rusia formó con Pilgui, Bukievski, Lorchey, Kaplinski, Kankoy, Andriasian, Dalmatoi, Yebrusijian, Alsanski, Chepel, Anichenko. América por su parte formó a Riggi, Escobar quien fue reemplazado por Carabalí, Bautista, Martínez, Jiménez, Plá, Romero que fue suplido por F. Torres, Ospina, Cáceres, Cuero y Torres que fue cambiado por Cervantes; resultado, una constante actual, perdió América por la mínima diferencia, el gol lo hizo Anichenko a los 2 minutos del segundo tiempo, el cronista Alberto Marulanda, escribió lo siguiente:

[…] El futbol mecanizado con desplazamientos rápidos, pases al vacio, llegadas precisas, se impuso al de picardía, de toque y malicia indígena…, la rotación, juego rápido, fue la principal arma que saco a relucir el seleccionado, ante un América que no pudo organizarse debido a la fuerte marcación a que fue sometida. Ambos equipos practicaron en ciertos pasajes futbol fuerte y con alguna mala intención que debió ser sancionada por el juez central Omar Delgado…, Este primer tiempo fue muy entretenido. Ambas escuadras jugaron a su estilo, aunque el seleccionado mostró una mejor estructuración. Se demostró que los puestos en el campo no están escriturados. La rotación de los jugadores rusos desconcertó en muchos momentos al América. Pero el empate a cero goles al liquidarse la etapa inicial lógicamente beneficiaba a los americanos, que como se anotaba al comienzo no estuvieron como en tardes anteriores…, Ya con hombres frescos, los equipos se organizan y comienza un continuo batallar de parte y parte. América se defendió bien. Rusia contraataco por todos los costados, pero la defensa del América supo controlar las acciones de peligro. La Unión Soviética comprende que no debe esforzarse y comienza a tocar el balón mejor que su rival. Sin embargo, América reacciona y pone en aprietos a los rusos. Cuando el partido en los cinco minutos finales se tornó emotivo dada la forma como estaban jugando los equipos, sobreviene el pitazo final de Omar Delgado, para dar por concluido el cotejo, con triunfo para la selección frente América.

Conclusión
Lo sucedido con la selección de futbol Soviética y Chile a vísperas del mundial Alemania 1974, es un hecho histórico que involucra la política y el deporte, crea cierta suspicacia ante la pregunta: ¿por qué si ya habían cortado relaciones con Chile, y analizaban la situación del Estadio Nacional como un hecho oscuro por ser este espacio un sitio de reclusión y asesinato de civiles, no asumieron una postura radical que incluyera no jugar el partido de ida en Moscú, y solo lo hicieron cuando el resultado no les favoreció? Seguro la posición de la Federación de Futbol Soviética estuvo influenciada y ordenada desde las altas esferas del poder ruso, resaltando que era el periodo Leonid Brézhnev como Secretario General del comité central del partido comunista –PCUS-, tal vez el gobernante, aconsejado por su directorio, opto por asumir una conducta ejemplarizante para el deporte internacional y su bloque político, algo que puso en la opinión publica mundial la situación chilena, pudiéndose considerar el primer acto de protesta internacional en contra de la dictadura militar, aspecto que mediáticamente pudo beneficiar a muchos seguidores de Allende para salvar su vida, y salir al exilio. Finalmente, volvemos a recordar por estos días los mundiales de futbol y sus campeones, los futbolistas con sus jugadas y goles; observamos en las calles y diversos espacios los aficionados comprando láminas para llenar el álbum Panini; la publicidad televisiva nos anuncia que quedan pocos días para iniciar el mundial en el continente africano, sin embargo muchas historias ocultas y por recordar están ahí para ser descubiertas y relatadas para aquellos aficionados a la redonda, así nuestro país este ausente de esa fiesta.

Fuentes
-El País, Cali, sábado 3 de noviembre de 1973. Eliminada la Unión Soviética.
-El País, Cali, miércoles 7 de noviembre de 1973. Chile, noveno clasificado.
-El País, Cali, martes 13 de noviembre de 1973. Autoeliminada la Unión Soviética.
-El País, Cali, viernes 30 de noviembre de 1973. Solo contra América juega URSS.
-El País, Cali, lunes 3 de diciembre de 1973. A media maquina ganaron los rusos.
-El País, Cali, domingo 6 de enero de 1974. FIFA pisoteó normas éticas.
-El País, Cali, domingo 6 de enero de 1974. Confirmada eliminación rusa.
Imágenes
-Selección de la Unión Soviética. -El País-
-América y Rusia en el Pascual Guerrero. -El País- 

martes, mayo 11, 2010

Psicosis, una película de 50 años


Por: Yamid Galindo Cardona.
Andre Bazin advirtió en L’Observateur el 17 de enero de 1952 –ocho años antes de estrenarse la película Psicosis, y que este no vio por su prematura muerte- que “nadie pondrá en tela de juicio que Alfred Hitchcock es el hombre más hábil del cine mundial; cada una de sus películas es un viaje a las entrañas de la técnica del que regresamos deslumbrados; pero de la misma manera que ante unos fuegos artificiales. Queda por saber si hay algo más”. Y por supuesto que hubo más en el maestro del suspenso, quien ya llevaba muchos años en la meca del cine explotando su especialidad en películas de ambiente policiaco y psicológico, de la cual obviamente Psicosis hace parte con escenas que al día de hoy son referentes en aspectos diversos como el manejo de la cámara, los efectos técnicos y una ejemplar dirección artística. Para algunos críticos este es el primer éxito de A.H, film interpretado por Anthony Perkins como el desequilibrado Norman Bates, quien administra una vieja casona ubicada en una colina que guarda un secreto, el cual sólo al final de la cinta podremos descubrir; Marion CraneJane Leigh- por su parte, es la malograda huésped que llega a hospedarse y sufre una muerte en la ducha de su cuarto, escena inmortal que el cine ha catapultado como referencia para otras producciones. Entran en la cinta dos personajes, un detective privado, y la hermana de Marion, interpretada por otra rubia –una constante en las obras de A.H.- Vera Miles, quienes ayudarán a desentrañar al misterioso asesino, a partir del horror y el suspenso que se eleva a un clímax especial en la historia, acompañado por una excelente banda sonora realizada por Bernard Herrmann.

La película fue estrenada el 16 de junio de 1960 en los Estados Unidos, y parece que el segundo país que tuvo este privilegio fue Brasil el 25 de agosto del mismo año. A pesar de que estuvo nominada a cuatro premios Oscar, no logro ninguno de los galardones; y como muchas obras del cine mundial, tuvo tres partes más –Psicosis II -1983-, Psicosis III -1986-, Psicosis IV El Comienzo- la última en el año 1990 para la televisión, todas interpretadas por Anthony Perkins quien igualmente dirigió la tercera parte. Tuvo un remake en 1998 dirigida por Gus Van Sant, hecha a color y fiel copia de la primera versión, lo que fue considerado por los críticos como innecesaria y de poca efectividad cinematográfica para el público de los noventas; también existen dos versiones, una titulada Bates Motel del año1987, y A conversation with Norman del año 2005, las dos recogen particularidades de la obra original de A.H.

En Cali Psicosis –distribuida por la Paramount- se estreno el 1 de enero de 1962 en el Teatro Aristi que hacía parte del circuito Cine Colombia, en tres horarios 3:15, 6:15 y 9:15, con un valor por boleta de tres pesos. Días antes, los avisos de prensa con la programación cinematográfica, ubicaba la imagen de Alfred Hitchcock con su perfil característico y el brazo izquierdo estirado con la siguiente leyenda firmada por él: “No le permitiremos defraudarse a si mismo. Para gozar plenamente de la película Psicosis es imprescindible verla comenzando por el principio. Por lo tanto, no podemos permitir que nadie, absolutamente nadie –ni siquiera el hermano del administrador del teatro- entre a la sala una vez comenzada la proyección de la película”. Con respecto a este anuncio, Boris Izaguirre narra que para la película A.H. diseño un tráiler y una campaña de promoción muy especial: “él mismo paseándose por las inmediaciones del motel y de la casa. Dentro de las habitaciones, su rostro devuelve deleite y morbo. Cuando está en el mítico baño pareciera contener en sus labios un goce indescriptible. Mientras va del motel a la casa lo hace con un agilidad impropia de su físico, a veces corriendo con las manos blandas como una inmensa gallina desbocada. El anuncio culminaba con una advertencia del propio director: “nadie podrá entrar a esta película pasados cinco minutos”. Una estrategia, ésta, que se emplea en los teatros, adonde no se puede acceder una vez empezada la función, pero que en una película no deja de ser una imposición, porque el espectador de cine es irreverente y déspota. Hitchcock sabía qué armas poseía para imponerse a su propio espectador: el tono y la velocidad con que en Psicosis se van quemando etapas y se va esparciendo el poder de Bates y su universo” (págs. 137-138).

Psicosis exhibida en el Cine club de Cali
En el listado de las diez películas con mayor asistencia al Cine club de Cali, Psicosis ocupa el primer lugar, con un asistencia 1106 personas; para dicha función fue entregado un boletín dividido en tres partes: Información sobre Intriga Internacional; Psicosis y la filmografía de Hitchcock, del film que representa un icono especial dentro de la actividad realizada por el Cine club, se incluyen una conversación entre los cineastas Francois Truffaut y Alfred Hitchcock, cuya traducción del ingles fue realizada por Andrés Caicedo y Javier Cardona, al inicio se sugiere la importancia de que la lectura del texto se haga después de vista la película; el documento, que se extiende en 6 paginas tamaño oficio, trae consigo muchas ideas en torno a la realización del filme en varios aspectos; a continuación el comentario de Truffaut sobre una escena clave y la posterior respuesta de Hitchcock, comentario que resulta importante para cualquiera que haya observado la película:

[…] F.T. –El acuchillamiento de Janet Leigh también quedó muy bien hecho.
A.H. –Nos tomó siete días realizar esta escena, y había setenta distintas colocaciones de cámara para 45 segundos de película. Teníamos un torso artificial, hecho especialmente para la escena, con la sangre que se suponía le goteaba del cuchillo, pero yo no lo utilicé. Usé una muchacha de verdad, una modelo desnuda que remplazó a Janet Leigh. De la señorita Leigh no mostramos más que las manos, hombros y cabeza. Todo lo demás fue suplantado. Naturalmente, el cuchillo jamás tocaba el cuerpo; todo esto fue hecho en el montaje. Filmé unas tomas en cámara lenta para poder ocultar los senos. Las tomas lentas no fueron aceleradas posteriormente ya que al ser montadas daban una impresión de velocidad normal.
F.T. – Es una escena excepcionalmente violenta.
A.H. –es la más violenta de toda la película. A medida que el film avanza hay menos violencia, porque la memoria del primer asesinato es tan punzante que se mantiene en los pasajes de suspenso final (Boletín exhibición # 91, película Psicosis de Alfred Hitchcock. Febrero 24 de 1973. p. 12).

El amplio boletín dedicado a dos películas de Hitchcock, lo entrega la cinefilia pura por parte de los miembros del Cine club de Cali, al presentar como agregado a la información una hoja ilustrativa de crítica y denuncia, sobre una de las escenas de la película Psicosis que se encuentran en al final de uno de los rollos. Buscaron la forma de copiar 12 fotogramas y entregárselos al público de una forma explicativa; podría considerarse como uno de los actos más afortunados y bellos dentro del papel que cumplió el Cine club de Cali como exhibidor cinematográfico, representa una denuncia ante el uso inapropiado del material cinematográfico:

[…] La ilustración corresponde a una escena a la copia de Psicosis que exhibimos hoy, única disponible en toda Colombia. Se trata de nada menos que de la muerte de Arbogast, situada en la cola de uno de los rollos finales. Con profunda consternación advertimos su ausencia cuando la película fue exhibida en el autocine “El Limonar”. Como las colas son las porciones del film que más sufren el descuido y el maltrato, son bien explicables las causas de la mutilación. Valga la ocasión entonces, para sentar una protesta por el mínimo cuidado que se le dispensa al film, que es, de hecho, la materia cinematográfica en un su organización definitiva, y quienes tengan que ver con su difusión están sujetos, de antemano, a una gravísima responsabilidad. Responsabilidad que los comerciantes del cine no han querido asumir, ya que en algunos casos son personas que no sólo no entienden de cine, sino que además les disgusta el cine.

La imagen recortada fue tal cual presentada a los asistentes de la exhibición del Cine club de Cali como no aparecía en la copia, con la siguiente información:

[…] Hacemos entonces un desglose de la escena, en el sentido que indica la flecha:
1-Arbogast inspecciona las escaleras.
2-Visión subjetiva de las escaleras.
3-Arbogast sube.
4-Gran toma desde arriba a la madre que entra a cuadro armada de un cuchillo.
5-La madre acuchilla a Arbogast.
6,7,8-Arbogast cae dando tumbos por las escaleras.
9-Visión subjetiva de las escaleras.
10-Arbogast cae de espaldas en el vestíbulo.
11,12-El cuchillo de la madre se entierra en su cuerpo, una y otra vez…
(La escena dura unos ocho segundos)

Finalmente
Aficionado al cine que se respete, ha visto Psicosis, una obra maestra clave de la historia del cine que debe estar en la colección particular de los coleccionistas, y de los ciclos que cualquier Cine club programa en su corta y larga vida. Ese mundo del suspenso que supo filmar A.H. con cada una de sus producciones, significa una etapa básica de un género que se mantiene vigente y parece reinventarse con excelentes, regulares y pésimas películas, con viejos y nuevos admiradores que encuentran en estas historias, acercamientos a la realidad de la sociedad en la cual están basadas algunas de estas cintas.

Referencias
-Archivos de prensa programación de cine, periódico El País, Cali años 60s.
-Andre Bazin, El Cine de la Crueldad. Editorial Vizcaina, Madrid, 1977.
-Boletín exhibición # 91, película Psicosis de Alfred Hitchcock. Febrero 24 de 1973. p. 12
-Boris Izaguirre, El Armario Secreto de Hitchcock. Editorial Espasa, Madrid, 2005.
-Yamid Galindo, Cine club de Cali, 1971-1979. Tesis Licenciatura en Historia, Universidad del Valle, octubre de 2006.