martes, mayo 11, 2010

Psicosis, una película de 50 años


Por: Yamid Galindo Cardona.
Andre Bazin advirtió en L’Observateur el 17 de enero de 1952 –ocho años antes de estrenarse la película Psicosis, y que este no vio por su prematura muerte- que “nadie pondrá en tela de juicio que Alfred Hitchcock es el hombre más hábil del cine mundial; cada una de sus películas es un viaje a las entrañas de la técnica del que regresamos deslumbrados; pero de la misma manera que ante unos fuegos artificiales. Queda por saber si hay algo más”. Y por supuesto que hubo más en el maestro del suspenso, quien ya llevaba muchos años en la meca del cine explotando su especialidad en películas de ambiente policiaco y psicológico, de la cual obviamente Psicosis hace parte con escenas que al día de hoy son referentes en aspectos diversos como el manejo de la cámara, los efectos técnicos y una ejemplar dirección artística. Para algunos críticos este es el primer éxito de A.H, film interpretado por Anthony Perkins como el desequilibrado Norman Bates, quien administra una vieja casona ubicada en una colina que guarda un secreto, el cual sólo al final de la cinta podremos descubrir; Marion CraneJane Leigh- por su parte, es la malograda huésped que llega a hospedarse y sufre una muerte en la ducha de su cuarto, escena inmortal que el cine ha catapultado como referencia para otras producciones. Entran en la cinta dos personajes, un detective privado, y la hermana de Marion, interpretada por otra rubia –una constante en las obras de A.H.- Vera Miles, quienes ayudarán a desentrañar al misterioso asesino, a partir del horror y el suspenso que se eleva a un clímax especial en la historia, acompañado por una excelente banda sonora realizada por Bernard Herrmann.

La película fue estrenada el 16 de junio de 1960 en los Estados Unidos, y parece que el segundo país que tuvo este privilegio fue Brasil el 25 de agosto del mismo año. A pesar de que estuvo nominada a cuatro premios Oscar, no logro ninguno de los galardones; y como muchas obras del cine mundial, tuvo tres partes más –Psicosis II -1983-, Psicosis III -1986-, Psicosis IV El Comienzo- la última en el año 1990 para la televisión, todas interpretadas por Anthony Perkins quien igualmente dirigió la tercera parte. Tuvo un remake en 1998 dirigida por Gus Van Sant, hecha a color y fiel copia de la primera versión, lo que fue considerado por los críticos como innecesaria y de poca efectividad cinematográfica para el público de los noventas; también existen dos versiones, una titulada Bates Motel del año1987, y A conversation with Norman del año 2005, las dos recogen particularidades de la obra original de A.H.

En Cali Psicosis –distribuida por la Paramount- se estreno el 1 de enero de 1962 en el Teatro Aristi que hacía parte del circuito Cine Colombia, en tres horarios 3:15, 6:15 y 9:15, con un valor por boleta de tres pesos. Días antes, los avisos de prensa con la programación cinematográfica, ubicaba la imagen de Alfred Hitchcock con su perfil característico y el brazo izquierdo estirado con la siguiente leyenda firmada por él: “No le permitiremos defraudarse a si mismo. Para gozar plenamente de la película Psicosis es imprescindible verla comenzando por el principio. Por lo tanto, no podemos permitir que nadie, absolutamente nadie –ni siquiera el hermano del administrador del teatro- entre a la sala una vez comenzada la proyección de la película”. Con respecto a este anuncio, Boris Izaguirre narra que para la película A.H. diseño un tráiler y una campaña de promoción muy especial: “él mismo paseándose por las inmediaciones del motel y de la casa. Dentro de las habitaciones, su rostro devuelve deleite y morbo. Cuando está en el mítico baño pareciera contener en sus labios un goce indescriptible. Mientras va del motel a la casa lo hace con un agilidad impropia de su físico, a veces corriendo con las manos blandas como una inmensa gallina desbocada. El anuncio culminaba con una advertencia del propio director: “nadie podrá entrar a esta película pasados cinco minutos”. Una estrategia, ésta, que se emplea en los teatros, adonde no se puede acceder una vez empezada la función, pero que en una película no deja de ser una imposición, porque el espectador de cine es irreverente y déspota. Hitchcock sabía qué armas poseía para imponerse a su propio espectador: el tono y la velocidad con que en Psicosis se van quemando etapas y se va esparciendo el poder de Bates y su universo” (págs. 137-138).

Psicosis exhibida en el Cine club de Cali
En el listado de las diez películas con mayor asistencia al Cine club de Cali, Psicosis ocupa el primer lugar, con un asistencia 1106 personas; para dicha función fue entregado un boletín dividido en tres partes: Información sobre Intriga Internacional; Psicosis y la filmografía de Hitchcock, del film que representa un icono especial dentro de la actividad realizada por el Cine club, se incluyen una conversación entre los cineastas Francois Truffaut y Alfred Hitchcock, cuya traducción del ingles fue realizada por Andrés Caicedo y Javier Cardona, al inicio se sugiere la importancia de que la lectura del texto se haga después de vista la película; el documento, que se extiende en 6 paginas tamaño oficio, trae consigo muchas ideas en torno a la realización del filme en varios aspectos; a continuación el comentario de Truffaut sobre una escena clave y la posterior respuesta de Hitchcock, comentario que resulta importante para cualquiera que haya observado la película:

[…] F.T. –El acuchillamiento de Janet Leigh también quedó muy bien hecho.
A.H. –Nos tomó siete días realizar esta escena, y había setenta distintas colocaciones de cámara para 45 segundos de película. Teníamos un torso artificial, hecho especialmente para la escena, con la sangre que se suponía le goteaba del cuchillo, pero yo no lo utilicé. Usé una muchacha de verdad, una modelo desnuda que remplazó a Janet Leigh. De la señorita Leigh no mostramos más que las manos, hombros y cabeza. Todo lo demás fue suplantado. Naturalmente, el cuchillo jamás tocaba el cuerpo; todo esto fue hecho en el montaje. Filmé unas tomas en cámara lenta para poder ocultar los senos. Las tomas lentas no fueron aceleradas posteriormente ya que al ser montadas daban una impresión de velocidad normal.
F.T. – Es una escena excepcionalmente violenta.
A.H. –es la más violenta de toda la película. A medida que el film avanza hay menos violencia, porque la memoria del primer asesinato es tan punzante que se mantiene en los pasajes de suspenso final (Boletín exhibición # 91, película Psicosis de Alfred Hitchcock. Febrero 24 de 1973. p. 12).

El amplio boletín dedicado a dos películas de Hitchcock, lo entrega la cinefilia pura por parte de los miembros del Cine club de Cali, al presentar como agregado a la información una hoja ilustrativa de crítica y denuncia, sobre una de las escenas de la película Psicosis que se encuentran en al final de uno de los rollos. Buscaron la forma de copiar 12 fotogramas y entregárselos al público de una forma explicativa; podría considerarse como uno de los actos más afortunados y bellos dentro del papel que cumplió el Cine club de Cali como exhibidor cinematográfico, representa una denuncia ante el uso inapropiado del material cinematográfico:

[…] La ilustración corresponde a una escena a la copia de Psicosis que exhibimos hoy, única disponible en toda Colombia. Se trata de nada menos que de la muerte de Arbogast, situada en la cola de uno de los rollos finales. Con profunda consternación advertimos su ausencia cuando la película fue exhibida en el autocine “El Limonar”. Como las colas son las porciones del film que más sufren el descuido y el maltrato, son bien explicables las causas de la mutilación. Valga la ocasión entonces, para sentar una protesta por el mínimo cuidado que se le dispensa al film, que es, de hecho, la materia cinematográfica en un su organización definitiva, y quienes tengan que ver con su difusión están sujetos, de antemano, a una gravísima responsabilidad. Responsabilidad que los comerciantes del cine no han querido asumir, ya que en algunos casos son personas que no sólo no entienden de cine, sino que además les disgusta el cine.

La imagen recortada fue tal cual presentada a los asistentes de la exhibición del Cine club de Cali como no aparecía en la copia, con la siguiente información:

[…] Hacemos entonces un desglose de la escena, en el sentido que indica la flecha:
1-Arbogast inspecciona las escaleras.
2-Visión subjetiva de las escaleras.
3-Arbogast sube.
4-Gran toma desde arriba a la madre que entra a cuadro armada de un cuchillo.
5-La madre acuchilla a Arbogast.
6,7,8-Arbogast cae dando tumbos por las escaleras.
9-Visión subjetiva de las escaleras.
10-Arbogast cae de espaldas en el vestíbulo.
11,12-El cuchillo de la madre se entierra en su cuerpo, una y otra vez…
(La escena dura unos ocho segundos)

Finalmente
Aficionado al cine que se respete, ha visto Psicosis, una obra maestra clave de la historia del cine que debe estar en la colección particular de los coleccionistas, y de los ciclos que cualquier Cine club programa en su corta y larga vida. Ese mundo del suspenso que supo filmar A.H. con cada una de sus producciones, significa una etapa básica de un género que se mantiene vigente y parece reinventarse con excelentes, regulares y pésimas películas, con viejos y nuevos admiradores que encuentran en estas historias, acercamientos a la realidad de la sociedad en la cual están basadas algunas de estas cintas.

Referencias
-Archivos de prensa programación de cine, periódico El País, Cali años 60s.
-Andre Bazin, El Cine de la Crueldad. Editorial Vizcaina, Madrid, 1977.
-Boletín exhibición # 91, película Psicosis de Alfred Hitchcock. Febrero 24 de 1973. p. 12
-Boris Izaguirre, El Armario Secreto de Hitchcock. Editorial Espasa, Madrid, 2005.
-Yamid Galindo, Cine club de Cali, 1971-1979. Tesis Licenciatura en Historia, Universidad del Valle, octubre de 2006.









Publicar un comentario