24.6.17

EL Hitchbook de Truffaut

En su prólogo a la edición definitiva, el cineasta y crítico de cine francés François Truffaut nos pone en contexto sobre la importancia de la obra de Alfred Hitchcock  en las décadas de los años cincuenta y sesenta, de la poca relevancia que le daba la crítica norteamericana a su obra, y de una anécdota ocurrida con algunos periodistas al interpelarlo sobre La ventana indiscreta, dejándolo con la semilla de ahondar sobre la obra hitchcockiana, renunciando a los acercamientos superficiales, buscando al autor, y expresándole la posibilidad de realizarle un cuestionario sistemático, el cual fue realizado en el año 1962 mientras este terminaba el montaje de Los Pájaros, publicando la primera edición de estos encuentros en 1967, y llegando hasta la cinta numero cincuenta de su filmografía titulada La cortina rasgada.    

La introducción de la primera edición expone desde la perspectiva de Truffaut, una pregunta un tanto compleja: ¿Cómo expresarse de una forma puramente visual? Primera y principal consulta que según el director francés hace parte de aquellas que todo cineasta debe plantearse, y en respuesta directa al autor ingles, está puede verse o responderse desde su cine silente hasta las películas en color hollywoodense, valor agregado, la posibilidad de haber sido un cineasta del periodo mudo, lo potenció para adaptar y estimular los silencios en su cine, los mismos que dilucidan con la técnica los gestos, los objetos, y los diversos simbolismos subyacentes. Quinientas preguntas fueron elaboradas para que Hitchcock diera razón de su carrera cinematográfica con un orden cronológico, las cuales en palabras de su autor –aunque no se considere como tal- corresponden a un trabajo periodístico de más de cincuenta horas con tres temas relevantes:

-Las circunstancias que rodearon el nacimiento de cada film.
-La elaboración y construcción del guión.
-La estimación personal del resultado comercial y artístico de cada película respecto a las esperanzas iniciales. 


 Sobre este encuentro marcado con la historia del cine, que representó a futuro un insumo importante para comprender los aspectos más insospechados del arte cinematográfico dirigido a temas del suspenso, el miedo, y el uso técnico del cine para su usufructo en los sentidos del espectador, y el espectáculo como tal, Truffaut nos dice:

[…] Al principio, Alfred Hichcock, en óptimas condiciones, y como siempre le ocurre en las entrevistas, se mostró anecdótico y divertido, pero a partir del tercer día se reveló más grave, sincero y profundamente autocrítico, describiendo minuciosamente su carrera, sus rachas de suerte y de desgracia, sus dificultades, sus búsquedas, sus dudas, sus esperanzas y sus esfuerzos. Poco a poco fui comprobando el contraste existente entre el hombre público, seguro de sí mismo, deliberadamente cínico, y la que me parecía ser su verdadera naturaleza: la de un hombre vulnerable, sensible y emotivo, que siente profunda y físicamente las sensaciones que desea comunicar a su público (p.16-17).     

La postura que encontramos en el escenario de la vida de Hitchcock, es entrelazada con otros autores,  a la política de autor de Cahiers du Cinéma, y su desencuentro con algunos críticos. Su valoración como cineasta total podría parecernos exagerada en el presente, pero debemos atenuarla con la resignificación constante que el cinéfilo, académico, o neófito en el tema, debe darle a las películas del “maestro del suspenso”; ahí, en ese orden de las cosas, entra este clásico, seminal,  y retomado libro que nos da pistas puras de la creación manifiesta de unas películas, y lo que en ellas un director visionó, adaptó, y posicionó bajo una marca indeleble que trasmitió ciertos mensajes en roles tan comunes, y dirigidos a seres humanos corrientes. Lo que nos lleva, asumiendo la expresión de Truffaut de considerar a Hitchcock un “artista de la ansiedad”, a vernos inmiscuidos en el compartir de sus obsesiones, las que película tras película el director entregó.


Además de su prólogo, introducción, notas de la edición francesa, filmografía, y resumen bibliográfico, encontramos dieciséis capítulos que inician con la reflexión en torno a la cinta Number thirteen -1922-, obra nunca terminada en su primera etapa como cineasta; hasta Family plot -1976-, última película que marcaría los años finales de su vida hasta su deceso en el año 1980.   

La importancia del libro trasmuta a un documental en el año 2015 con la dirección de Kent Jones, utilizando el archivo sonoro del encuentro entre los dos cineastas, escenas de algunas de sus películas, y los comentarios de Wes Anderson, Olivier Assayas, Peter Bogdanovich, Arcaud Desplechin, David Fincher, James Gray, Kiyoshi Kurosawa, Richard Linklater, Paul Shrader, y Martin Scorsese; centrándose en dos películas en particular, Vértigo -1958- y Psicosis -1960-. Sin lugar a dudas, un serio homenaje a este encuentro que se cruza con las historia de las imágenes en movimiento, y algunos elementos distintivos que podrían ser comprendidos cruzando los datos que encontramos en el texto, y revisando la obra en su conjunto, tarea cinéfila básica en “tiempos modernos” donde el lenguaje audiovisual se pone en constante debate, y los dispositivos o plataformas de observación, son tan variados.  

           


El programa de televisión española, “Días de Cine”, presentó un especial dedicado al documental de Jones, apareciendo Serge Toubana, coguionista de esta obra, y reconocido personaje que dirigió la revista Cahiers du Cinéma, y la Cinemateca Francesa, es decir, la reflexión venida desde el conocimiento interno de los directores francesas y el sentido básico de asumir la obra y el autor de una película desde la visión editorial y cinéfila. Importante por inmiscuirse en el diseño de lo más relevante de una extensa entrevista para ser expuesto audiovisualmente,   pudiendo haber ocurrido el riesgo de ser apologética, pero convertida en una obra que cierra y apoya esa triada particular de sonoridad, escritura, y documental:     

[…] Hemos perdido un poco del orden de la inocencia en relación con las imágenes, las tenemos en la mano, la controlamos, detenemos la imagen, la modificamos, cambiamos el encuadre, en la época de Truffaut y Hitchcock, en 1962, el filme era el reino de las imágenes...,  yo encontré las grabaciones hace veintidós años, en la película que ha hecho Kent se ve el libro, se ven las páginas, pero es verdad que las voces producen un impacto, dan una gran autenticidad a esos diálogos…; y llega a plantear la cuestión de si es un cineasta católico, nunca le habían preguntado una cosa así, nunca, en el sistema de estudios decir eso no tenía sentido…, poco a poco Hitchcock se deja llevar, se libra a cosas muy profundas sobre los sueños, la sexualidad, la culpabilidad, temas importantes que son fundamentales en su obra.

Ante estos ejercicios canónicos que parecen ser ya parte de nuestra existencia bibliotecaria, académica, y de consulta casi “religiosa”, el libro que hemos presentado se instaura dentro de esas fuentes que algunas vez fueron un paso a la ruptura de ciertos esquemas ya establecidos ante los posicionamientos de un autor y sus creaciones artísticas, en este caso desde el cine.

En conclusión, podemos afirmar que la cinefilia, el encuentro de los cineastas, los audios, la publicación del libro, y el paso a lo visual, ejemplifica con arrojo la singular pasión ante el conocimiento y la posibilidad de ahondar sobre eso que aprendemos; afortunados en parte por disfrutarlo, analizarlo, y dejar con “ganas” a quien lee este documento de escasas páginas, para que esta vez –si no lo ha hecho-, se meta con amor en el mundo de Alfred Hitchcock, pero no olvidemos como lo afirma en una de sus líneas a Truffaut, a propósito de Psicosis, “…que la palabra amor es una palabra eminentemente sospechosa”.    

Fuente
François Truffaut, El cine según Hitchcock, Alianza Editorial, Quinta edición, Madrid, 2010.

Documental
Hitchcock/Truffaut
De: Kent Jones
Estados Unidos, 2015, 80 min.

Imágenes
-Caratula primera edición del Hitchbook.
-Foto de los directores al final del encuentro.
-Cartel del documental.

          
       


       
Publicar un comentario